viernes, 25 de octubre de 2019 0 comentarios

EL PARIA

                              Ross Morrison www.instagram.com/rossmorrisonart/
                                       

A CARACAS, reducido casi a la mendicidad vergonzante, viene desde muy lejos. La separación de los suyos lo agobia de pena no expresada, porque la expresión ordinaria del dolor es indigna de las almas severas. Lo espanta del regreso el recuerdo del hogar fulminado por el destino. Lo retiene el afecto a una idea generosa: el bien de la humanidad, el de la patria, tal vez la justicia a que se prometió esposo, como a la pobreza el santo de Asís.

Lo subleva y mantiene constante en sus propósitos el espectáculo de la brutalidad victoriosa, el de la belleza reducida a estropajo, el del mérito oculto o negado; sufre y piensa pues el alma en la reparación que ha de llegar y denostando el triunfo de la fuerza que no justifica ni en la naturaleza.

Como el filósofo griego, encuentra al hombre que solicita entre los humildes, y nunca desengaño lo torturó más que cuando vio manchar de negro y difundir claridad mezquina y traidora cuanto creyó fuego de ingenio.

Desoye a quienes aconsejan la abdicación con la palabra y el ejemplo; más sabios son los sueños de juventud que le mantienen enferma el alma. Un momento que consagrarles sabrá de la realidad brutal con más ahínco que una bandera del ultraje o una vida de las fauces de una fiera.

Incurable soñador, la realidad le da en vano rudos alertas. Su espíritu responde muy poco a la impresión de la vida exterior, como un mar muerto de frío que deja de acompañar con sus rumores los del aire estremecido por ráfagas de hielo y de duelo. Sufre la pobreza con decoro cuando en su interior deseos incontenibles y nunca satisfechos se yerguen torcidos y violentos como áspides, y se acerca al porvenir muy hondo y muy negro como a un peligro. 


                              JOSÉ ANTONIO RAMOS SUCRE (1890-1930). "Antología", 1992. Caracas: Biblioteca Ayacucho. 
miércoles, 23 de octubre de 2019 0 comentarios

UN RÉQUIEM PARA VENEZUELA



Hacia el segundo año del régimen de Nicolás Maduro Moros (2013-2019/2019-) comenzó una recesión económica sin precedentes en la historia republicana de Venezuela (tras la mayor bonanza económica producida por el rentismo petrolero, oscilando US$84 y US$103 por barril entre el 2011 y 2014), dejando un panorama esbozado por la continua devaluación de la moneda nacional (pasando el Bolívar al "Bolívar Fuerte") realizada por Hugo Chávez Frías (1998-2013) en el 2008, desencadenando una inflación galopante que condiciona la vida de los habitantes de ese país suramericano. 

A partir del 2015, la escalada del terror en Venezuela alcanzó cuotas superadas por el gobierno sucesor de Hugo Chávez. Para ese año, la inflación acumulada alcanzó 180,9% según cifras del Banco Central de Venezuela (BCV), el mayor a nivel mundial de dicho año, representando casi el triple respecto al 68,5% del 2014. Ese 2015 representó un punto de inflexión del chavismo tras el fallecimiento de su figura totémica: el 6 de diciembre de 2015, la oposición obtiene la mayoría de los curules en la Asamblea Nacional. La lectura bipolar de la realidad nacional obtiene, por un lado, la revancha de una oposición con sed de victoria, buscando definitivamente poner en bandeja la cabeza de Nicolás Maduro, cuando el entonces presidente de la Asamblea Nacional (Henry Ramos Allup, del partido Acción Democrática) buscó la salida del presidente de la república en un plazo de seis meses y la liberación de los presos políticos. Mientras por el otro lado, la respuesta del oficialismo fue avivar aún más la guerra entre ambos bandos, apoyándose en el pasado "golpista" de la oposición durante las masivas protestas de abril y diciembre del 2002, hasta febrero del 2003, para invocar una Asamblea Constituyente que reescribiera la Constitución Nacional de 1999 (y anulara indefinidamente la actuación de la Asamblea Nacional contra el gobierno bolivariano). 

Para ese entonces, el país ya estaba sumergido en una crisis que llevó al ejecutivo nacional a lanzar el "decreto de emergencia económica", mientras incrementaban las protestas por las disminución de la seguridad social, la escasez de productos y desabastecimiento de alimentos y el notable descenso de la calidad de los servicios básicos (y por ende, del nivel de vida de los venezolanos, afectando a los más desfavorecidos). En cifras, el 2015 se caracterizó por el incremento de las violaciones al derecho a la libertad (PROVEA registró 17.337 presuntas violaciones a la libertad, representando un aumento del 496% respecto al 2014 y un aumento del 161% del promedio anual general durante los últimos 18 años del informe de dicha ONG), y un sistemático ataque contra los trabajadores (además de los despidos, violaciones a sus derechos y precarización del salario mínimo, se le suma el asesinato de 22 sindicalistas durante el 2015).

Durante el mes de julio del 2015, comienza la "Operación de Liberación y Protección del Pueblo" (OLP), una fuerza policial del Estado que integra a diversos grupos de seguridad nacional, para proteger a la población de organizaciones criminales y terroristas "financiadas" por la "derecha" venezolana. El resultado de la OLP, en su primer año, es de 245 personas asesinadas, en su mayoría hombres de barrios populares.

Otra de las características que torcieron la débil "democracia participativa" del chavismo en una dictadura, fue la criminalización de la protesta. Según el Observatorio Venezolano de Conflictividad Social (OVCS), en el 2016 se contabilizaron 2.617 protestas a lo largo del país, en sectores urbanos y rurales, tanto en residencias como en sectores populares. La represión del madurismo tomó el ejemplo del "gas del bueno" de Chávez y lo convirtió en un baile de balas contra los manifestantes, haciendo que en el 2017 dejara la huella sangrienta del régimen contra los opositores y disidentes: desde el 1 de abril hasta el 31 de julio del 2017, se registraron 6.729 protestas, dejando un saldo de 163 personas fallecidas.

La polarización del país escaló nuevamente con la controvertida consulta popular sobre la Constituyente el 30 de julio del 2017, instituyendo la bipartición entre el "chavismo originario" y el "chavismo-madurismo" (por un lado, los seguidores de Hugo Chávez y defensores de la Carta Magna impulsada por él en 1999, y por el otro, el chavismo que sigue el lineamiento de corte autoritario de Nicolás Maduro). La oposición se abstuvo de participar en dichos comicios, llamando a la protesta en las proximidades a los centros electorales. El resultado fue al menos diez muertos y la mayor votación que ha obtenido el chavismo durante sus casi dos décadas de gobierno, creando un mayor escepticismo sobre el papel del Consejo Nacional Electoral (CNE) en la paulatina instauración de una dictadura que busca legitimarse a los ojos del mundo.

El panorama del primer semestre del 2018 tampoco sería alentador: de las 5.315 protestas por alimentos y servicios básicos, dejó un saldo de 12 muertos. La represión del régimen de Maduro y los fuerzas del Estado contra las protestas sociales, se instaurarían definitivamente para exterminar todo atentado contra la "paz" del país. Es decir, la acentuación de las contradicciones del gobierno "socialista" se evidencian y remarcan en la realidad social del país: aumentos salariales que no reivindican a los trabajadores ni a la clase obrera; la militarización de las principales instituciones y empresas públicas; el terrorismo de Estado que a través de sus fuerzas públicas asesinó a estudiantes y obreros en las protestas y demandas sociales por alimentos y servicios básicos; persecución de sindicalistas y disidentes del "chavismo originario", y por sobre todas las cosas, la crisis se refleja en el exilio de millones de venezolanos (para ACNUR, la conocida como la "diáspora venezolana", comenzó con 695.000 a finales del 2015, hasta superar los 4 millones de migrantes en lo que va de 2019) por ausencia de seguridad alimentaria, educacional, de salud y laboral, principalmente, mostrándonos realidades disonantes de la verdad "oficial".
domingo, 20 de octubre de 2019 0 comentarios

EL DESPERTAR DE LATINOAMÉRICA



Lejos de las consignas demagogas de la izquierda casposa y aletargada, y con el firme propósito de tomar las riendas sobre el devenir de la historia, el pueblo ecuatoriano y chileno se han volcado a protestar contra los aumentos impuestos tanto por los gobiernos de Lenín Moreno como el de Sebastián Piñera. Quito y Santiago, durante el siempre ejemplar octubre, han sido el nuevo bastión de la rebelión popular contra las medidas arbitrarias de La Moneda y su similar en Quito. Un nuevo orden mundial se impone desde las bases populares, sin líderes ni partidos políticos. La escala del neoliberalismo, impulsado por la guerra comercial entre los polos mundiales, presenta sus débiles oleajes en la región, dando sus sacudidas a los menos favorecidos. En el caso del gobierno de Moreno, el decreto 833 permitía el aumento en los precios a la gasolina, eliminando los subsidios. La fuerte presión de los estudiantes y de los indígenas, llevaron a derogar dicho decreto (el pasado 14 de octubre) y a negociar otro (Decreto 894) que no afecte a las clases populares y favorezca a las élites. 

En Chile, el Palacio de la Moneda se llevó una gran sorpresa por la contundente manifestación contra el aumento del transporte público. Las protestas del pueblo chileno han tenido un auge durante el segundo mandato de Piñera, pero la respuesta manifestada durante esta semana, fue el alud producido por una incapacidad para gestar políticas eficaces que integren a los menos favorecidos en el país austral. La respuesta del gobierno ha sido la militarización y el toque de queda, un fantasma que supura dicho país desde la dictatura pinochetista (1973-1990).

La rebelión y solidaridad ante el oprimido es el arma de los que buscan la verdad. El cambio en la región escala desde abajo, demostrando su respuesta ante la violencia del Estado.  
miércoles, 4 de septiembre de 2019 0 comentarios

RED CLOUD

                                           J. M. W. Turner. "Sunrise with Sea Monsters" (1845).




A red cloud of dust
summoned that fire
the setting of a city
over earth's horizon

just one more wall

one more brick chorale
has to be knocked down
to remove the painful scar
between the eye
and recollection

with milky coffee rustling papers 

the morning workers
blew warmth into dawn and rain 
resounding in flumes of dead air

with steel cable

a swollen silence
they fish out the contraband
from space cleared of rubble

a cloud of red dust descends

the desert passing overhead
at the height of razed floors
frameless windows appear

when the last steep slope

is toppled
and brick plainsong falls
nothing will ruin dreams

    of the city that was

    the city that will be
    the city that is not.



                                   ZBIGNIEW HERBERT (1924-1998). The Collected poems: 1956-1998. 2008. New York: HarperCollins Publishers.
miércoles, 21 de agosto de 2019 0 comentarios

HE ESTADO EN LA FRAGUA...

                                              Jean-François Millet, "Las espigadoras" (1857)



He estado en la fragua
Donde se forjan
Los espíritus
Más fuertes

Lo curioso es que no he visto

Nada

Solo a un anciano cansado

Sobre su martillo
Oxidado.

Es posible

Qué ya los más fuertes
Estén hartos
De este mundo.

Me toca regresar

Sin palabras
O mentiras de aliento
Ya que,
Al fin y al cabo,
Ser rebelde no siempre está ligado
A ser un soñador.

Ser rebelde a veces parte

De ser lo más realista
Posible.


                             J. DAVID BERMÚDEZ (Caracas, 1992). Antropólogo, UCV. Sus poemas son inéditos. 
jueves, 28 de febrero de 2019 0 comentarios

DANSE RUSSE

                                              Pierre-Auguste Renoir "Girls at the Piano" (1892)



If when my wife is sleeping
and the baby and Kathleen
are sleeping
and the sun is a flame-white disc
in silken mists
above shining trees,
if I in my north room
dance naked, grotesquely
before my mirror
waving my shirt round my head
and singing softly to myself:
«I am lonely, lonely.
I was born to be lonely,
I am best so!»
If I admire my arms, my face,
my shoulders, flanks, buttocks
againts the yellow drawn shades,

Who shall say I am not
the happy genius of my household?

                      WILLIAM CARLOS WILLIAMS (1883-1963). "20 poemas", 2017. Caracas: Fondo Editorial Fundarte. 
0 comentarios

DANSE RUSSE






Si cuando mi mujer está durmiendo
y cuando el bebé y Kathleen
están durmiendo
y el sol es un disco incandescente
entre brumas de seda
sobre árboles resplandecientes
si entonces, en mi cuarto del norte
bailo desnudo, grotescamente
ante mi espejo
revoloteando la camisa sobre mi cabeza
y cantando bajito para mí
«estoy solo, solo,
nací para estar solo,
estoy mejor así»
Si admiro mis brazos, mi cara,
mis hombros, flancos, nalgas
contra las persianas amarillas

¿Quién dirá que no soy
el genio feliz de mi familia?


WILLIAM CARLOS WILLIAMS (1883-1963). "20 poemas", 2017. Caracas: Fondo Editorial Fundarte.
 
;